domingo, 13 de julio de 2014

PARTE DE GUERRA - Día 1


PARTE DE GUERRA - Día 1

     El invasor llegó ayer cerca del mediodía. La mamá humana lo metió en el Bolso Horrible y se lo llevó por un rato. Con la capitana Kitty pensamos que se iba a deshacer del apestoso pero no, lo trajo de vuelta y le dio NUESTRA comida y lo dejó en MI habitación cuando se fue, rato después.
     El invasor lloró un poco pero enseguida se calmó. Con la Capitana Kitty estuvimos olisqueando por debajo de la puerta y nos alejamos asqueadas. Habrá que enseñarle cuál es su lugar o mejor, lograr que no tenga ninguno.
     La mamá humana volvió al anochecer. Apenas llegó, ya estaba el invasor llorando desesperado para que le abra la puerta de MI habitación. Daba vergüenza ajena, YO jamás hice algo así.

     Salió medio a los saltos con esas patas raras que tiene y me encargué de que sepa que no me simpatiza. Empecé a gruñirle, feroz, mientras la Capitana seguía relajándose en su cama, la que compartimos con la mamá humana. Pero creo que el invasor es medio tonto, porque no respondió a mis gruñidos, sólo corrió hacia la mamá humana, medio saltando, medio empujándose con las patas traseras. No voy a dejar que me conmueva.

     A la noche, la mamá humana lo encerró en mi habitación para que duerma, pero el intruso gritaba tanto que tuvo que abrirle la puerta y se metió en la habitación de la capitana Kitty. Estábamos las dos sobre la cama y le gruñimos otra vez (la mamá humana pensó que había una moto afuera) pero el tonto sólo se quedo junto a la estufa, en una camita, sin reaccionar.      Es frustrante, si no reacciona no podemos pegarle.

     A la una de la mañana se acercó maullando. La mamá humana sacó el brazo y lo acariciaba mientras decía “no” cada vez que alguna de nosotras mostrábamos nuestro desagrado. La Capitana Kitty tomó su actitud de “Reina ofendida” pero yo, simplemente, no podía ignorarlo.

     ¡A las dos el muy mosquita muerta estaba sobre la cama! Mucho “soy un pobre gatito lisiado” pero no tuvo tanto problema para meterse junto a la mamá humana, que lo acunó con el brazo para que no se caiga. Allí estuvo hasta que nos levantamos.

     El chancho había hecho sus necesidades en cualquier lado... ¡Parece que se hubiera criado con perros! Hubo que limpiar (no nosotras, por supuesto) y dejarlo otra vez en mi habitación con camitas de lana, comida, agua y leche para que tome.
Veremos qué pasa esta noche cuando la mamá humana vuelva de trabajar.

     Esto no quedará así.

     Caba Primera Pili, comando de extradición del intruso.

PD: a la mamá humana le estamos haciendo el vacío. Ninguna ronronea. No sirve de mucho, porque el runrun del intruso se escucha desde varios metros, pero bue... se hace lo que se puede





Entrada siguiente: Diaguio de la Guesistans - Dia 1

6 comentarios:

  1. jajaja, me gustó mucho... saludos! Abril

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Abril! ¡Bienvenida! Me alegra que te haya gustado, la guerra continua :)
    Caba Primera Pili, Comando de extradición del intruso.

    ResponderEliminar
  3. muy linda escritura. Tiernísimo. No me gustan los gatos. Cuido con la mejor onda a Agatha, a de mi hija, por deber humano, pero esto me resultó muy tiernito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Espero que hayas seguido la saga, gracias por cuidar de Agatha :)

      Eliminar